El apoyo sudamericano a Palestina

12 de Enero de 2011

 

• Tras la reciente decisión de Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador y Chile de reconocer oficialmente un estado de Palestina, los partidarios de la causa palestina se están preparando para el próximo gran paso: una declaración regional de Sudamérica reconociendo un estado palestino en un territorio que incluiría a Jerusalén oriental y otras zonas que se hallan actualmente en manos de Israel.
Todo parece indicar que esa propuesta se debatirá en una cumbre de países sudamericanos y árabes que se llevará a cabo el 16 de febrero en Lima, Perú. Los organizadores dicen que a esa cumbre asistirán nueve presidentes latinoamericanos -incluyendo a la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff- y 11 jefes de estado árabes.
En Sudamérica no hay un consenso sobre si ha llegado el momento de reconocer un estado palestino, o sobre cómo hacerlo.

 Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador han reconocido un estado palestino en las fronteras anteriores a la guerra de 1967, en la que Israel ocupó -o recuperó, según la posición que uno apoye- Jerusalén oriental, Cisjordania y la Franja de Gaza. Venezuela es un apasionado defensor de la causa palestina, y Uruguay ha anunciado que muy pronto reconocerá oficialmente al estado palestino.

Chile tomó cierta distancia de la postura liderada por Brasil al reconocer un estado Palestino sin hacer alusión a las fronteras anteriores a 1967, y Perú dice que aún no ha decidido si sumarse a los reconocimientos del estado palestino. Colombia, en tanto, afirma que no reconocerá un estado palestino hasta que los líderes israelíes y palestinos sellen un acuerdo de paz.

Walid Muaqqat, el embajador palestino en Argentina, me dijo que en la cumbre de Lima “se va a solicitar sacar una declaración de reconocer al estado palestino soberano e independiente sobre la frontera anterior al 4 de junio de 1967, incluyendo Jerusalén oriental como capital del estado palestino”. Eso es lo que disponen las resoluciones de las Naciones Unidas que exigen que Israel se retire de los territorios ocupados.

Pero Israel y EU dicen que el reconocimiento de los países sudamericanos de un estado palestino dentro de las fronteras anteriores a 1967 es un obstáculo para las negociaciones de paz, subrayando que las resoluciones de la ONU exigen una solución negociada del conflicto palestino-israelí. Un reconocimiento sin un acuerdo de paz sería una violación de los mandatos, señalan.

Peor aun, la actual ofensiva pro-Palestina de Sudamérica alejará aun más a los palestinos de la mesa de negociaciones, dicen los diplomáticos israelíes. Si los líderes palestinos logran conseguir en la ONU una masa crítica de países que reconozcan un estado palestino con capital en Jerusalén oriental, buscarán una solución impuesta desde afuera, y las tensiones entre ambos bandos se agravarán, afirman.

El vocero del Ministerio del Exterior de Israel, Yigal Palmor, me dijo que un reconocimiento sudamericano de un estado palestino siguiendo los lineamientos de la reciente declaración de Brasil sería “contraproducente”. Y agregó: “En este momento, los palestinos se niegan a volver a la mesa de negociaciones. Un reconocimiento de ese tipo los alentaría a no reanudar ningún tipo de negociación”.

Cuando le pregunté al ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José García Belaúnde, si la cumbre de Lima produciría una declaración final de reconocimiento de un estado palestino dentro de las fronteras anteriores a 1967, me respondió que todos los acuerdos de la cumbre deberán ser consensuados.

Y dado que hay algunos países sudamericanos que todavía no han fijado su postura o se oponen a la idea, “va a ser difícil que se pueda aprobar un compromiso de todos para actuar en esa dirección”, señaló.

Mi opinión:

La mayoría de los países sudamericanos asistirán a la cumbre de Lima más motivados por la búsqueda de oportunidades de comercio e inversiones que por razones económicas. Pero lo más probable es que la cumbre emita una declaración final que se acercará mucho al reconocimiento regional de un estado palestino en las fronteras anteriores a 1967.

Si los países sudamericanos están decididos a zambullirse en el pantano de la política de Medio Oriente -corriendo el riesgo de incrementar las tensiones entre sus propias comunidades judías y palestinas-, tendría más sentido hacerlo de manera ecuánime.

Por Andrés Oppenheimer

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/elapoyosudamericanoapalestina-628246-columna.html