Pesaj Institucional

29 de Abril de 2011

 

Como todos los años, ayer a la noche se celebró el 73° Seder Comunitario de Avodá Argentina, que desde 1939 se realiza ininterrumpidamente y convoca en su seno a las autoridades y dirigentes de las instituciones más importantes de la comunidad.
Juntos, los presentes celebraron la tradicional fiesta de Pesaj a través de la lectura de la hagada y la entonación de los cánticos y versos más habituales de nuestra cultura. Los presidentes de las entidades centrales participaron también y alzaron sus voces con cada una de las cuatro copas con las que se brinda en el seder.

 El primero en levantar su copa fue el mazkir del Movimiento Juvenil Habonim Dror Buenos Aires, Diego Chulak, quien hizo énfasis en la continuidad judía y en la importancia de la educación sionista. “La tnuat Habonim Dror seguirá levantando la bandera de la educación sionista, humanista y socialista, sea como sea”, remarcó el mazkir e invitó todos los presentes a salir del Egipto y poder decir: Le shana azot ve Ierushaliaim (el año próximo en Jerusalem).

Luego, levantó la segunda copa el presidente de la Organización Sionista Argentina (OSA), Manuel Junowicz, quien subrayó la importancia de la salida de Egipto como un hito central en la historia de nuestro pueblo. “Debemos salir de nuestro ´Egipto interior´, emprender el camino de la superación, la búsqueda de nuestra riqueza histórica, cultural y espiritual y consolidar el camino del ideario judeo sionista. En cada Pesaj salimos nuevamente, pero renovados y fortalecidos”, manifestó Junowicz.

La tercera copa estuvo acompañada por el mensaje del presidente de AMIA, Guillermo Borger, el que se refirió  a la salida de la esclavitud, de la opresión y de la oscuridad como un hecho trascendental que dio por sentado el nacimiento del pueblo judío como nación. “Cuánto nos falta salir a la libertad hoy más que nunca. La festividad de Pesaj es nuestra oportunidad… Que esta copa sea una ventana a la vida saludable, en armonía y felicidad, enriqueciéndonos espiritualmente día a día y nutriéndonos de contenidos judío”,  expresó Borger a los presentes.

Por último, el presidente de DAIA, Aldo Donzis, compartió sus palabras al tiempo que levantó la cuarta copa del seder de Pesaj. “Recordar no es sólo un tributo al pasado. Rememorar es un homenaje a lo que fuimos y al lugar del cual venimos. Y también al trayecto, a ese transcurrir por la historia que nos hace permanecer siendo un pueblo a fuerza de recordar y de compartir nuestro recuerdo. No hay opresión ni esclavitud que logre hacernos olvidar nuestra identidad como pueblo”, remarcó Donzis.

Hacia el final de la celebración, el presidente de Avodá Argentina, Pablo Reisman, dirigió su mensaje a los invitados, en el que remarcó la fuerza y la vigencia de Avodá como movimiento y referente inclusivo de la vida judía en el ishuv argentino. “Nos ha tocado dirigir los destinos de esta comunidad y podrán criticarnos por errores cometidos, mas nunca por falta de compromiso. El compromiso de poder reunir a toda la comunidad incluso con sus diferencias y diversidad en el pensamiento”, resaltó Reisman y se refirió también a las recientes elecciones en AMIA del 10 de abril. “Hace pocos días hemos tenido como cada tres años, la elección en un ente central de nuestra comunidad, la AMIA, que es ejemplo de democracia en esta sociedad. Se confrontaron listas y hombres, mas no debemos tomar ello como una guerra irreconciliable de ideas, sino de formas. También se vieron distintas maneras de llegar a la gente, diferencias de pensamiento y hasta distintas maneras de actuar en la confrontación. Todo ello no debe oscurecer nuestro fin en si mismo, que es la unidad en el ishuv”, sostuvo el presidente de Avodá. (Leer discurso completo de Pablo Reisman)

Ya al final del encuentro, un momento emotivo sobrevino en todos los presentes cuando se homenajeó al histórico dirigente comunitario Simón “Poli” Felenbok, en honor a sus brillantes años de compromiso y activismo dentro la comunidad.