Revolución Israelí

12 de Agosto de 2011

 

La protesta israelí se ha convertido en una revolución

Luego de décadas en las que el pueblo ha sido indiferente y permitido que un puñado de políticos manejaran el país de acuerdo a sus intereses, las reglas del juego político han cambiado.

 Editorial de Haaretz
Por más de 3 semanas la sociedad y política israelí han sido sacudidas por olas de protesta social, el tipo que nunca antes se había visto. 
Esta protesta alcanzó un nuevo pico en la noche del último sábado, con protestas masivas en las que participaron más de 300.000 personas. 
Tal demostración de fuerza no parece estar cerca de acabar.

La protesta ya ha logrado mucho. Ha llevado a la sociedad civil a involucrarse, mostrar solidaridad y compromiso, que habían sido reemplazados durante años por conformismo endiferencia. También ha alterado la agenda social en Israel, el discurso enfocado en el tema de la seguridad fue reemplazado por uno socio-económico, de una manera sin precedentes.

El grupo de jóvenes manifestantes también ha logrado introducir un elemento de democracia popular, manejando los diferentes asuntos manteniéndose alejados de los políticos y partidos ya existentes. 
Estos manifestantes han demostrado habilidades organizacionales ejemplares, como bien se vió en la última (e increíblemente ordenada) manifestación en Tel-Aviv
Los oradores fueron impresionantes por su diversidad.

 
Las reivindicaciones de la protesta también, y hasta cierto grado, han calado en los hogares.Cuando las masas gritan a través del país “El pueblo demanda justicia social”, aún no sugiere una ordenada y detallada teoría socioeconómica o un grupo definido de demandas, pero es dudoso que ello sea necesario a esta altura, en el nacimiento de un nuevo movimiento.
 
Estamos cerca de lo que cada vez se define más hacia una revolución israelí. Luego de décadas en las que el pueblo ha sido indiferente y permitido que un puñado de políticos manejaran el país de acuerdo a sus intereses, sin involucramiento relevante de la sociedad civil, las reglas deljuego político han cambiado.
 
El pueblo se ha dado cuenta de que posee mucho mas poder e influencia de lo que imaginaba. Por lo tanto, de ahora en más, cada primer ministro en Israel tendrá que tener en consideración a esta fuerza emergente.
 
Aún es difícil saber hacia donde irá esta protesta, cómo terminará. Por el momento, podemos impresionarnos por su poder y la dirección hacia la que busca moverse. Debemos por lo tanto apreciar a los protestantes por los cambios en la percepción de la gente que ya han causado y por dar esperanza de que podrán continuar sus esfuerzos en el futuro, de la misma eimpresionante forma que los han caracterizado hasta ahora, para traer un cambio genuino.

Fecha: 9-8-11
Traducción: Alan Chokler (Rosh jinuj, Habonim Dror Argentina)

 
Fuente: Haaretz (8-8-11)