Gazit en Avodá: “la petición de Palestina en la ONU es parte de la estrategia de no negociación con Israel”

16 de Septiembre de 2011

 

A partir de la iniciativa de Avodá Argentina de convocar a una reunión extraordinaria de esclarecimiento sobre la situación de Israel en el actual contexto internacional, el embajador del Estado de Israel, Daniel Gazit, se presentó en la sede del movimiento y conversó con los presentes. El pedido de Palestina en Naciones Unidas, la coyuntura geopolítica en Medio y Oriente y las manifestaciones de los indignados, fueron los temas centrales a los que se hizo referencia en el encuentro que tuvo una amplia convocatoria entre miembro de diferentes movimientos.

 “La iniciativa de palestina tiene que enfrentar primero la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y Estados Unidos ya declaró que lo vetará. No lo hace por Israel sino por no comulgar con la idea de que un Estado pida ser miembro pleno de la ONU cuando legalmente todavía no existe como Estado”, destacó Daniel Gazit sobre la reciente petición de Palestina para ser miembro pleno en las Naciones Unidos y aclaró que lo más importante es el significado que subyace en esta propuesta. “Es parte de la estrategia de no negociación con Israel. Lo hacen por varios motivos: primero porque no están en condiciones de negociar cuando la mitad de la población está bajo Hamás; también saben que Israel no va a ofrecer más de lo que ofreció (Ehud) Barak en su momento… ¿por que aceptarían ahora?; tercero, no pueden aceptar la demanda de Israel: dos pueblos, dos estados; tampoco quieren firmar un acuerdo sobre el tema de los refugiados; y ningún líder palestino puede firmar hoy en día un compromiso sobre Jerusalém. Por todos estos motivos no pueden avanzar con la negociación y por eso buscan el camino unilateral de apoyo en las naciones unidas”, explicó el embajador.

En cuanto a la configuración política de Medio Oriente, Gazit hizo hincapié en que el mundo está cambiando. “Estados Unidos se está retirando de medio oriente, Irán puede hacer lo que quiera con la bomba atómica, Egipto perdió mucho poder, Turquía quiere recuperar su lugar en el mundo islámico y pretende competir con Irán”, sostuvo el diplomático que también afirmó que con respecto a Israel la posición norteamericana no cambió. “El parlamento norteamericano es muy pro israelí. Lo que si cambió es el estilo de conducción, es la imagen de Estados Unidos en el mundo, antes todos querían estar de su lado… ahora todos quieren ser amigos de los chinos”, bromeó Gazit.

El embajador también dejó muy clara la posición de Israel ante un Estado Palestino: “Los Palestinos tienen derecho a tener un Estado. Nosotros no necesitamos que ellos nos reconozcan como Estado. Lo que necesitamos es que se lo digan a su pueblo, que sus chicos lo estudien en sus escuelas”. Aunque se mostró bastante apático con respecto a la posibilidad de la paz en el corto plazo. “Para la paz y la democracia en Medio Oriente habrá que esperar 50 años como mínimo y tal vez una guerra mundial de por medio entre el mundo árabe y occidente”, lamentó el diplomático.

También se refirió a las campañas de boicot contra Israel. “Las manifestaciones no surgen de Facebook ni de Twitter, los manifestantes salen los viernes de las mezquitas y no de la computadora”, dejó en claro Gazit sobre la cantidad de grupos en contra de la política israelí y que a veces rozan el antisemitismo, que se expanden en las redes sociales. “En argentina, las campañas de boicot a Israel surgen desde algunas ong y algunos sindicatos”, explicó el embajador y aclaró que revertir esta situación es el próximo desafío de la embajada.

Por último se refirió a la situación de los indignados en Israel que desde hace meses se manifiestan con marchas y campamentos por la imposibilidad del acceso a la viviendo y otras condiciones sociales. “Israel creció mucho estos últimos años. Es un país rico en el que lo jóvenes no ganan lo suficiente para poder comprar bienes y consumir al nivel de un país tan rico. No es una protesta de gente que no tiene en donde vivir”, remarcó Gazit y dijo que su generación compraba la primera casa con cuotas a veinte años, pero absteniéndose de otros gastos como tener computadoras, viajar al exterior y otros gustos que se dan los jóvenes de hoy.