MUCHAS VOCES, UNA AMIA

08 de Enero de 2020

 

UNA AMIA es una agrupación que tiene como máximo objetivo volver a tener una AMIA que represente a toda la comunidad. El principal eje conceptual es el desarrollo de acciones, ideas y propuestas que permitan generar el consenso, a partir del diálogo y el respeto por la diferencia.
7 PROPUESTAS

PROPUESTA 1

Hemos diseñado un plan para apoyar a las familias judías que no estén en condiciones económicas de enviar a sus hijos a nuestras escuelas de la red que tengan aulas con disponibilidad para incorporar alumnos, esto implica que la AMIA realizará un aporte del costo del arancel, mientras que la otra parte de la beca la otorgaría dicha institución, para que la familia obtenga una vacante con una cuota a costo 0. En nuestra gestión el apoyo a los colegios de la red será constante, directo y transparente; asimismo, priorizaremos la coordinación de acciones con todos los factores comunitarios que trabajan en pos de la educación judía formal, con especial cooperación con la FEDERACION DE ESCUELA JUDÍAS de ARGENTINA. También haremos hincapié en atender las necesidades de la educación no formal judía en todas sus formas, en particular acompañando a quienes trabajan con la juventud.

PROPUESTA 2

Resulta sorprendente y doloroso que no podamos recordar y reclamar justicia en un solo acto conjuntamente con los amigos y familiares de las víctimas del atentado de la AMIA. Trabajaremos arduamente para que todas las voces representativas estén presentes en ese momento de recordación. El verdadero pluralismo es lograr comprender las diversas miradas, incluso aquellas que no sean coincidentes con las propias. El atentado, conceptualmente no puede ser jamás un motivo de división. AMIA tiene que ser un espacio de contención y de cobijo para quienes padecieron este terrible acto terrorista, poseen el derecho y merecen expresar en forma abierta y sin censura de sus posiciones y sentimientos. La AMIA tiene la misión primaria de atender siempre a quienes más lo necesitan, no habrá mejor ejemplo de cumplir con este mandato que si logramos que, los que más sufrieron y sufren por la falta de verdad y justicia, sientan resguardo y acompañamiento de nuestra institución y de la comunidad toda

PROPUESTA 3

Lamentablemente nuestra Kehilá está ajena a los cambios que se producen en el mundo y en particular en el Estado de Israel respecto a cuestiones vinculadas al género. Implementaremos una secretaria de género que tendrá como objetivo estudiar y proponer acciones para incrementar la participación activa de mujeres en la toma de decisiones y conducción. No solo de nuestra institución, sino que será un programa de referencia que intentará influir en todas las organizaciones comunitarias. Entendemos que es imperativo hacer una reforma en este orden y que la misma permitirá sumar riqueza, visión y sensibilidad al manejo de las organizaciones comunitarias y en especial en la AMIA.

PROPUESTA 4

Consideramos que hoy en día la AMIA no promueve la participación de socios y de la población judía en las actividades de cultura, ya que todas se realizan en la sede de AMIA de la calle Pasteur en el barrio de Once. Esta situación impide el acceso a miles de personas. Nosotros llevaremos la actividad cultural judía de calidad a diversos barrios de la ciudad y el Gran Buenos Aires, pero en particular a los lugares en donde la oferta sea escasa. Siempre en coordinación y utilizando instalaciones de la comunidad. Este proyecto se extenderá a las comunidades del interior del país, para que la cultura judía llegue a todos los rincones de nuestra nación.

PROPUESTA 5

Hoy, el valor de miles de cuotas es simplemente electoral y no responde a la preservación y el desarrollo de la misión de la institución. Nosotros llevaremos adelante una mejora sustantiva de los programas en atención social y educación a través de actualizar en forma razonable la cuota social para todos aquellos que estén en condiciones de abonarla. Cada socio podrá elegir a comienzos de cada año a qué programa social o educativo desea volcar el dinero, de esta manera la cuota de AMIA será verdaderamente participativa. También, trabajaremos con los socios que tienen mayor capacidad contributiva, para que, en forma voluntaria y tal como nos marca el Talmud, aporten a los programas sociales y educativos en modo diferencial. Para una mayor transparencia en el uso de los fondos, conformaremos un comité de control con auditores de renombre y prestigio profesional. Con este programa incrementaremos en forma anual los ingresos en USD 350.000; de forma tal, que el presupuesto en forma genuina se incrementará en forma sustancial y será volcado en su totalidad a educación y ayuda social directa.

PROPUESTA 6

Nos inquieta que mucha gente deba tener que ir a negociar el costo del entierro al momento del fallecimiento de un ser querido, por eso vamos a instrumentar un programa para que se pueda elegir el lugar específico en el que se desea ser enterrado y proponer un plan de pagos posible, anticipado y en cuotas. Entendemos que esta idea es más contemplativa y sensible respecto a evitar en el triste momento del duelo, tener que establecer una negociación de orden económico. Es una respuesta que muchos otros cementerios han logrado instrumentar con éxito. Por otro lado, AMIA posee cuatro cementerios: uno en la localidad de Berazategui, uno en Ciudadela y dos en La Tablada. (El tradicional, que continuará bajo la supervisión ortodoxa y un cementerio que se construyó en los últimos años para que allí descansen los restos de quienes adhieren a los movimientos conservador y reformista, sin cambio alguno). Berazategui y Ciudadela, conservarán la histórica supervisión.

PROPUESTA 7

Preocupa que la ayuda social hoy haya dejado de ser equitativa y dependa arbitrariamente de la organización en donde el beneficiario concurra a solicitarla. Volveremos a coordinar acciones dentro de las instituciones comunitarias que trabajan en la materia, para que quienes requieran de este apoyo, reciban las mismas prestaciones en cualquiera de las instituciones en donde se los atiende, de manera tal que la comida, salud y vivienda sean equitativas y universales, como corresponde