Elecciones/AMIA. Avodá anunciará su candidato el 30 de octubre

08 de Octubre de 2010

 

AJN.- “Avodá anunciará su candidato a presidente de la AMIA el 30 de octubre”, reveló su jefe de campaña proselitista, Mario Sobol, a la Agencia Judía de Noticias. El ex prosecretario de la AMIA contó que “estamos trabajando en la plataforma, la captación de elementos para la conducción, los contactos con los demás factores políticos y hacer que la masa societaria vaya a votar”. Para Sobol, “los puntos álgidos son el rabinato y el cementerio” porque “no hay muchas diferencias en las otras cosas” con la cadencia actual y “lo único que le critico a (Guillermo) Borger es que está muy ‘pegado’ al gobierno”.

“Avodá anunciará su candidato a presidente de la AMIA el 30 de octubre”, reveló su jefe de campaña proselitista, Mario Sobol, a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

De todos modos, el experimentado dirigente admitió que “no existe el furor de precandidatos que solía haber, sino todo lo contrario: fuimos a hablarles a dos compañeros (para ofrecerles la presidencia) y dijeron que participarían, pero no encabezarían la lista”.

Sobol contó que “estamos trabajando en la plataforma, la captación de elementos para la conducción, los contactos con los demás factores políticos y hacer que la masa societaria vaya a votar” el día de los comicios, que se realizarían el domingo 10 de abril de 2011.

El ex prosecretario de la AMIA anticipó que “presentaremos un proyecto, ya que Avodá está muy renovado: cambió mucha gente” y conformó “un equipo de primer nivel que trabajará más profesionalmente para las elecciones, con asesores externos”, cuyas “cabezas visibles” son las autoridades del partido, cuyo mandato se prorrogó por un año, hasta después de los comicios en la AMIA, tras haber llegado a un acuerdo interno después del desgaste originado por el recambio en la conducción de la OSA, que postergó tres meses la campaña para regresar al sillón de Pasteur.

Sin embargo, Sobol reconoció que “ningún partido, incluyendo a Avodá, tiene masas que lo siguen, sino que cada uno tiene un ‘puchito’ (de seguidores) y, para mí, la lógica es armar un frente”, que “en absoluto” será antiortodoxo, aclaró.

Por ello, el dirigente no descartó que el candidato presidencial sea “algún representante de la coalición que se forme” y no un hombre de Avodá.

Si todos se suman a ese frente, una eventual lista única “se irá decantando”, afirmó Sobol.

El experimentado dirigente está convencido de que “el secreto está en que los afiliados vayan a votar”, y para eso “hay que volver a acercar a la mucha gente que se enojó después del famoso dicho (del actual presidente de la AMIA, Guillermo) Borger sobre los ‘judíos genuinos’ y no se manifestó comunitariamente porque no tuvo dónde hacerlo”.

De todos modos, “en nuestras reuniones nadie tiró media palabra como para que ésta sea una ‘campaña sucia’; al contrario, queremos ganar la elección con buena onda, aunque sea con una pequeña minoría”, dijo para apaciguar los temores instalados en algunos sectores comunitarios.

Para Sobol, “los puntos álgidos, sobre los cuales la gente quiere respuestas, son el rabinato (no sólo ortodoxo) y el cementerio”, en referencia al entierro de personas convertidas al judaísmo por rabinos conservadores o reformistas, porque “no hay muchas diferencias en las otras cosas” con la cadencia actual: “quién dirá algo sobre ayuda social, en educación estamos ahí y en cultura podés sacar o poner, pero fue muy abierto, aunque hubo un intento de separar a las mujeres de los hombres” que fue duramente rechazado por la gente y no se repitió.

El jefe de campaña de Avodá es consciente de que “a la larga tendremos que tomar una posición” sobre el nuevo sector a inaugurarse en el cementerio de Tablada, destinado al sepelio de los conversos no ortodoxos, porque “la gente del Seminario Rabínico dice que es una discriminación”.

Por otra parte, “hay una cantidad de cosas que cambiar en el Estatuto, que tiene 60-70 años, porque ya no tienen vigencia”, pero para ello “se necesita una mayoría de 70 escaños en el RAT (la Asamblea de Representantes de Socios de la AMIA) y el único que tuvo esa oportunidad fue (Luis) Grynwald, pero no sé a qué se dedicó” cuando presidió la entidad entre 2005 y 2008, criticó Sobol a su ex compañero de partido, que renunció al mismo después de la derrota de Avodá en las elecciones que consagraron al Bloque Unido religioso.

“Avodá lleva en su mochila muchas cosas logradas en la AMIA, para bien y para mal, porque es imposible gobernar y hacer todo bien”, argumentó para seducir a votantes independientes.

“Hay logros muy importantes que hoy en día está llevando a cabo la presidencia de Borger, como el tema del cementerio y otros, que empezaron en la cadencia de Abraham” Kaul, entre 2002 y 2005, que él mismo integró como prosecretario 1º.

“Las cosas son así: uno prepara cosas y a lo mejor no se realizan en 3 años, sino en 6 ó 9.”

Para Sobol, “esa gestión fue muy importante, si bien nos ayudó la crisis” que atravesaba el país desde 2001 y que generó un impresionante flujo de ayuda desde el exterior.

En otro orden de cosas, Sobol reconoció que “lo único que le critico a Borger es que está muy ‘pegado’ al gobierno”

“Hay demasiada exposición y hay que buscar un término medio, sin bajar el perfil totalmente”, recomendó.

“Siempre tuve discusiones (sobre este punto) porque nunca me gustó estar ligado al gobierno de turno”, en base a “la experiencia que tenemos los judíos a lo largo de 5.700 años.”

De todos modos, Sobol destacó que Borger “no piensa como Levín”, quien si bien “es el referente” de la ortodoxia, “no sé cuánta fuerza convocará y si todos los religiosos lo seguirán de la misma forma” que en el triunfo electoral de 2008.

“Creo que muchos de ellos no están de acuerdo con la activa participación política que está teniendo Levín”, agregó.

Sobre este punto, el experimentado dirigente reiteró que “estamos muy lejos” de sus declaraciones deslegitimadoras de la DAIA, “tan es así que hicimos un comunicado en el cual insistimos en respetar las instituciones y lo que cada una debe hacer”, si bien admitió que “siempre existió esa competencia” con la AMIA y “siempre habrá roces si uno se mete en las cosas del otro”.

“Y Guillermo (Borger) hace lo mismo: no sé qué está haciendo en Frankfurt”, se preguntó Sobol.

“A lo mejor, Levín lo dijo porque el tesorero” que renunció, Ariel Cohen Sabban, pertenecía a su línea político-ideológica.

 

Fuente: http://www.prensajudia.com/shop/detallenot.asp?notid=21674