En la búsqueda de consenso y unidad

08 de Octubre de 2010

 

Luego de semanas intensas en la que la comunidad se involucró en un aparente conflicto, primero entre conservadores y ortodoxos, y luego, entre las instituciones centrales de la dirigencia judía - AMIA y DAIA –, Avodá de Argentina refuerza su llamado en la búsqueda de consenso y unidad.

Todo comenzó a mediados de septiembre con la cena que organizó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en celebración por los Iamim Noraim y a la que no asistieron algunos representantes de AMIA. “No fue el rabino (Shlomó) Ben Hamú porque fui yo, y la Presidenta se ofendió porque el señor Ben Hamú decide quienes son los invitados de la Presidenta”, aseguró Silvina Chemen, rabina de Bet-El, en un encuentro organizado días más tarde, acerca de la ausencia de dirigentes en aquella cena.

Las respuestas no tardaron en llegar y con ellas los títulos en la prensa que hablaban de “crisis” en las instituciones judías locales. “La comunidad tiene una dirigencia y es el presidente de la AMIA (Guillermo Borger) y el Gran Rabino de la comunidad judía, Ben Hamú”, soltó el rabino Samuel Levin y añadió: “A ellos debemos respetar porque son la conducción formal y representativa de la comunidad, y no podemos aceptar que vengan estos falsificadores de títulos a embarullar a la gente”.
En seguida dirigentes comunitarios, entre ellos representantes de Avodá, salieron a tranquilizar las aguas. Primero fue un comunicado de DAIA, en el que la institución rechazó profundamente las palabras de Levin y aclaró: “La DAIA, cuya misión institucional consiste en enfrentar toda forma de antisemitismo y discriminación, bregando por la diversidad y el pluralismo, considera que dichas declaraciones no hacen más que confundir a la comunidad y a la sociedad argentina acerca de quienes sustentan la representatividad frente al Estado y a las instituciones comunitarias”.
Por su parte, Avodá no tardó en expresar su postura frente al tema: “AMIA, DAIA y OSA son instituciones absolutamente independientes como entidades centrales, con objetivos, funciones y servicios claramente definidos, deben y están al servicio de la comunidad, sin distinciones de ningún tipo ni diferencias”, expresaron las autoridades del partido. Además, como líder fundacional de la estructura comunitaria argentina, Avodá reiteró su deseo en la búsqueda de consenso, para que cesen las prácticas personalista y todos se encolumnen detrás de una comunidad mejor cada día.